martes, 1 de agosto de 2017

Pedro Sánchez Os Engaña (PSOE)

Siguiendo instrucciones de su real majestad don Juan Carlos I, rey de España por la gracia de Franco. Adolfo Suarez, para complacer a los nacionalismos vasco y catalán, y creyendo poder amansarlos, tuvo una ocurrencia originalísima: El Estado de las Autonomías. Que tan buenos resultados a dado a tantos cientos miles de políticos y funcionarios que de otro modo estarían en el paro forzoso, como tantos millones de españoles.

El Estado de las Autonomías, ha devenido, como era previsible, la causa primera de otra ocurrencia, no tan original, pero de igual buenismo e intencionalidad apaciguadora. Si, lo han adivinado, me refiero a esa sandez llamada Nación de Naciones, a la cual se ha apuntado recientemente un indocumentado dispuesto a apuntarse a lo que sea con tal de llegar a ser Presidente del Gobierno de España, Dios no lo quiera.

El indocumentado al que me refiero responde al nombre de Pedro Sánchez, presidente por segunda vez, de la PSOE. Pedro Sánchez desconoce -al igual que lo desconoce Rajoy-, que tratar de apaciguar a los nacionalcatalanistas es el modo más seguro de darles más fuerza y poder para que prosigan en su delirante proceso contra España y contra todo lo español, empezando por el idioma.

Pedro Sánchez defiende la llamada Declaración de Barcelona, florilegio de aberrantes idioteces acordadas entre la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE y la Comisión Ejecutiva del PSC, en el que se establece y da carta de naturaleza a una especie de bilateralidad entre Cataluña y España, dando por sentado -sin argumento que lo justifique-, que Cataluña y España son dos sujetos políticos equivalentes e independientes, y en consecuente con esta falacia, propone una formula confederal, un texto concordante con lo reconocido icónicamente por el Partido Popular de Cataluña que pueden apreciar en la siguiente imagen propagandística:




Pero dejemos al PPC perdido en su laberinto de pensamiento débil y vuelo gallináceo, y volvamos a Pedro Sánchez, y que ateniéndonos a sus sandeces, podríamos cambiarle nombre y apellido y llamarle Pinocho Sandez, Pinocho por lo mucho que miente, y Sandez por las sandeces que dice.

Pedro Sánchez, o Pinocho Sandez -como ustedes prefieran-, afirma que España es una nación de naciones. Reconozco que en esta afirmación es consecuente con ese contumaz papanatismo político heredado de la transición que consiste en otorgar a los nacionalismos catalán y vasco un plus de legitimidad, que no solo no merecen sino que, en justicia, merecen todo lo contrario: La completa y radical deslegitimación de sus presuntas singularidades y derechos históricos. Noble objetivo que NOSOTROS tenemos el firme propósito de realizar, si recibimos de nuestros compatriotas el poder necesario para llevarlo a término.

Pedro Sánchez, en esto de regalare un plus de legitimidad al nacionalismo catalán y concederle la preeminencia y representatividad sobre el conjunto de los ciudadanos que vivimos en Cataluña, hace exactamente lo mismo que el resto de la partidocracia eXpañola. Pero aun va más allá, y en pleno proceso de sedición secesionista, se apresura en rendir pleitesía y dar la razón al nacionalcatalanismo, proclamando que Cataluña es una nación, y para disimular un poco su fechoría y engañar a los más incautos, añade que es una nación dentro de España. Tontería mayúscula, del mismo modo que también sería una tontería proclamar que Galicia es una Región de Regiones, o una Comunidad Autónoma de Comunidades Autónomas.

Pedro Sánchez, en su indigencia intelectual, es una especie de Zapatero Bis, aquel fatuo mamarracho giliprogre, que no ha tenido suficiente con joder a los españoles y ahora se dedica a joder a los venezolanos. Que Zapatero haya presidido la PSOE, y que Pedro Sánchez represida la PSOE, nos confirma que la PSOE es una organización enemiga de España. Algo que no nos sorprende a quienes nunca hemos visto nada bueno en los gobiernos de la PSOE, ni siquiera en su época de mayor esplendor, cuando Felipe González, la nunca despejada X de los GAL, se permitía el lujo, entre otras muchas iniciativas progresistas, de poner a la Guardia Civil bajo el mando de un vulgar chorizo llamado Luis Roldan, cuyos meritos cabían en una hojita de papel de liar cigarrillos.

Queridos bonifacios aplaudidores y votantes de la PSOE. No os dejéis engañar: Pedro Sánchez Os Engaña cuando dice que España es una nación de naciones, y también os pretende engañar, cuando os promete un paraíso federal que supuestamente acabara con el cansino problema catalán. Creedme, quienes conocemos a fondo el tema porque llevamos toda la vida sufriéndolo -y porque nos hemos preocupado de estudiarlo-, sabemos muy bien que el único modo real de acabar con el cansino problema catalán es pasar a la ofensiva y combatir sin clemencia, y en todos los frentes, al nacionalcatalanismo, hasta su completa y definitiva aniquilación. Objetivo permanente que NOSOTROS asumimos hasta sus últimas consecuencias.

Pedro Sánchez es un sujeto que no hubiera llegado a nada en una nación orgullosa de sí misma. Que un Pedro Sánchez cualquiera pueda aspirar a gobernar y modificar la Constitución al gusto de la purria podemita y de los nacionalismos catalán y vasco, es demasiado para la paciencia de los patriotas que aun defendemos la igualdad de derechos y deberes de todos los ciudadanos españoles, sin fronteras interiores que nos dividan y enfrenten. NOSOTROS no lo toleramos, y estamos dispuestos a hacer todo lo que haga falta para impedirlo.



Presidente de NOSOTROS, Partido de la Regeneración Nacional
Óscar Bermán
 
En Palafolls, a  uno de Agosto de 2017