miércoles, 22 de marzo de 2017

"Necesitamos políticos que trabajen para nosotros"

Hacen falta políticos con visión de Estado y previsión de futuro. Hace falta alta política. La política de altura de miras se diseña teniendo en cuenta un escenario mundial cada vez más sometido a continuos cambios que determinan nuestro presente, y en breve determinarán nuestro destino y el de nuestros hijos. Todas las instituciones realmente preocupadas por el interés general, bien sean de carácter político, empresarial, cultural o religioso, saben que el mundo hasta ahora conocido será extremadamente distinto en un plazo de tiempo mucho más corto de lo que imaginamos. Mientras tanto, en nuestra nación, la vieja y la “nueva política” esta enredada en sus propios laberintos de intereses y asuntos personales, con la vista puesta en el corto plazo o en la inmediatez, ignorando y desatendiendo lo que realmente nos preocupa y afecta a nosotros, los ciudadanos.

La revolución tecnológica, centrada principalmente en la robótica y la inteligencia artificial, avanza a un ritmo vertiginoso y apenas nos deja tiempo para poder adaptar el orden económico, social y político a la perspectiva de una sustitución masiva de la mano de obra humana por máquinas inteligentes. Puede parecer una cuestión de ciencia ficción, pero no es así. De hecho, en un país tan avanzado como Finlandia se ha iniciado un experimento de ingeniería social para dar respuesta al desempleo permanente de grandes sectores de población: La renta básica universal.

El debate político sobre la renta básica teniendo en cuenta la situación actual del empleo en las grandes economías mundiales ha quedado completamente desfasado por la perspectiva de que en el plazo de apenas cinco o diez años la tecnología sustituya con mayor eficacia y menores costes un 20 o 30 por ciento de los puestos de trabajo. Y no son, en absoluto, cifras exageradas.

¿Qué hacer en una situación en la que no hay ni volverá a haber ocupación laboral estable para casi la mitad de la población. Ese es el escenario que debemos contemplar para poder adaptarnos a tiempo, anticipando un modelo político, social, económico y también cultural, que responda a lo que previsiblemente será el mundo al que nos dirigimos, sin que se produzcan graves conflictos sociales, o se condene a millones de personas a una vida insufrible y sin esperanza.

La renta básica es una respuesta de emergencia para garantizar una vida digna a quienes no encuentren su lugar en la cada vez más reducida y exigente demanda laboral.  Pero no basta, y en muchos casos la sociedad no tendrá suficientes recursos para garantizar ese colchón vital a todos los ciudadanos. Depende de nosotros aprovechar los múltiples aspectos positivos  de esta revolución tecnológica, si sabemos cambiar nuestra sociedad hacia un modo de vida más centrado en la felicidad y el perfeccionamiento personal, y menos en la productividad y el consumo adictivo. Debemos poner la tecnología al servicio de las personas y no permitir que nosotros, el común de las gentes, seamos víctimas de la tecnología.

La política de altura es la que se preocupa y ocupa de los actuales problemas que afectan cada vez a toda la humanidad. Problemas migratorios que ponen en jaque a nuestras sociedades avanzadas. Estos problemas son un anticipo que nos está advirtiendo de lo que puede pasar. Grandes Hambrunas, escasez de agua potable, grandes catástrofes medioambientales, movimientos migratorios masivos, guerras generalizadas... el escenario es aterrador, pero no es una fantasía ni una exageración, puesto que esta comenzando a suceder delante de nuestras narices.

El debate político, social y económico debemos centrarlo en ese escenario cada vez más real y no en el trasnochado, cansino, absurdo y mediocre juego político que, para nuestra desgracia, se ha instalado en España. La brecha entre buena parte de líderes políticos, empresariales, religiosos,  y nosotros los ciudadanos, pone de manifiesto que la realidad o bien pasa desapercibida para ellos o bien no les interesa porque creen que no les afectará. Pero están equivocados. Y si no ponemos remedio cuanto antes y construimos entre todos un nuevo modelo de vida, será tarde para nosotros, los ciudadanos de a pie, que somos los que importamos. 

Es urgente, es imprescindible poner en marcha cuanto antes un modelo social y económico basado en los seres humanos, que nos libere de las servidumbres laborales gracias a la tecnología. Un modelo de solidaridad responsable para sostener la vida y promover una mayor calidad de vida para nosotros y para las futuras generaciones. Ese es el reto que debemos asumir y que asumimos.  

Óscar Bermán Boldú 


miércoles, 8 de marzo de 2017

El partido SOLUCIONA inaugura su nueva etapa al servicio del proyecto regeneracionista liderado por Óscar Bermán.

El jueves 23 de febrero de 2017, en la Escuela de Música y Danza de Palafolls (Barcelona), dio comienzo el proyecto nacional regenerador que España necesita. Ante un público que supero el aforo de la sala, Abrió el acto la estudiante universitaria de 24 años Ainhoa Agustín, quien destacó sobre todo la importancia de la implantación en todo el territorio nacional de un proyecto alternativo en defensa de la nación española y de los principios generales del humanismo cristiano. Ainhoa reconoció a Óscar Bermán como “líder natural” para muchos catalanes y aseguró que el partido SOLUCIONA, en esta nueva etapa, “está llamado a encarnar y representar los mejores sueños de millones de españoles”. 

Tras Ainhoa Agustín, intervino el periodista Armando Robles, fundador de SOLUCIONA. En su discurso abordo con gran elocuencia y claridad didáctica las principales cuestiones que preocupan a los españoles. Robles abogó por la defensa sin condiciones de nuestras fronteras y señaló al respecto que “un país incapaz de preservar la seguridad de sus fronteras es un país que carece de cualquier futuro”. También aseguro que “existe actualmente una mayoría silenciosa que será visualizada tan pronto como perciba la existencia de un proyecto alternativo capaz de disputarle el espacio político a los partidos de siempre”. 
Por último, Robles destacó la coherencia humana y política de Óscar Bermán en su trayectoria de compromiso ético con España. 

Culmino el evento Óscar Bermán, con una intervención serena y mesurada, en la que desgrano pormenorizadamente los motivos y objetivos por los que ha decidido activar el proyecto de regeneración nacional que desde ahora encabeza y dirige “sin miedos y sin complejos”. Proyecto al servicio del cual presidirá y reactivara SOLUCIONA. Óscar Bermán reclamó para España un proyecto patriótico en consonancia con los que ya existen en otros países europeos. Su intervención fue aplaudida con entusiasmo por todos los asistentes, al igual que la de don Armando Robles. 

El proyecto de regeneración social y fortalecimiento nacional liderado por Oscar Berman, es un proyecto con visión de Estado, pensado para las futuras generaciones, y que se fundamenta en estos ejes políticos permanentes: 

Defender la continuidad histórica de nuestra identidad nacional como pueblo español. Continuidad que tiene sus raíces en nuestro ser como pueblo, en el pasado común de nuestros ancestros, que pervive en nuestra características culturales, y se proyecta hacía el futuro de las siguientes generaciones de españoles. 

Regenerar el Estado de Derecho, y aplicar el Imperio de la Ley. 

Proponer y promover una administración territorial beneficiosa para el conjunto de los ciudadanos por igual. Una administración territorial articulada racionalmente, y políticamente orientada hacia un Estado español unitario. 

Combatir contra las organizaciones separatistas hasta derrotarlas por completo, expulsándolas para siempre de la sociedad española. A tal fin se emplearan todos los medios de que dispone el Estado, sin treguas ni concesiones. 

Promover, reforzar, y ejercer la Soberanía Nacional, no diluyéndola, ni sometiéndola a los designios, agendas y programas mundialistas que persiguen objetivos contrarios a los intereses comunes del pueblo español. 

Apoyar a las familias españolas, y promover la natalidad nacional. Penalizar el asesinato prenatal. 

Incentivar y proteger a la industria nacional, al capital productivo, y a las pequeñas y medianas empresas. 

No faltaron tampoco sus referencias a los jóvenes catalanes y del resto de España, por quienes se comprometió a trabajar “con todo el entusiasmo y la plena dedicación que ellos tanto se merecen”.

En Barcelona, a 8 de marzo de 2017.